El beso que todos queremos

El pasado domingo, la Selección Española de Fútbol consiguió alzarse con el título de campeona mundial. Una noche, sin duda, plagada de emociones y sentimientos jamás encontrados en los españoles ya que era la pérdida de la virginidad española en este campeonato.

Un servidor, cuyo interés por el fútbol es equiparable al mostrado por la reproducción de las algas marinas, prefirió visualizar una buena película a ver la esperada final. Pero como parte de mi alma está impregnada de un afán cotilla y otra gran parte se muestra completamente azucarada, pinché a mi progenitor para que me avisara con el momento clave que ese partido tenía para mí.

Sara Carbonero se ha convertido en una de las estrellas del mundial. La enviada por Telecinco a Sudáfrica comparte afición y lecho con Iker Casillas, capitán de la Selección, portero de la misma y ya canonizado popularmente por parar con sus zarpas el balón de cuero que podría haber sumido al país en una Depresión que ríanse ustedes de los años 30.

Total, que marujas y marujos, durante todo el mes, el país entero esperaba dos cosas como si de agua y pan se trataran: ganar la Copa y ver un beso entre la pareja. Conseguidos ambos.

No podía ser. Era imposible. Habían ganado y estaban enamorados. No podían dejarnos sin un beso. Eso sería muy cruel. Pero llegó.

Sara empezó la entrevista a su novio como quien no quiere la cosa. Total, solamente alrededor de diez millones de personas estaban palpando la tensión sexual y amorosa entre ambos. Chorribobadas, vaya. Todos, en espera de un beso. El beso.

Sara le preguntó cómo estaba. Ambos estaban histéricos y eso lo notaron desde Galicia a Canarias. Iker empezó a dar gracias a su familia y a su hermano. Llegaba el momento de dárselas a  su novia, esa joven morena que tenía enfrente. Y no pudo evitarlo. Iker se deshizo en lágrimas, se derrumbó e hizo lo que todo hombre enamorado habría hecho: besar a su novia. Posiblemente, una de las personas a las que más quiere en el mundo.

Y la luz se hizo. ¡Estaba ahí! ¡Iker y Sara se estaban besando! Duró apenas 4 segundos. Y fueron dos. Dos besos perfectos. Uno en la boca y otro en la mejilla. Sinceros, limpios, profundos, esperados, anhelados, cariñosos.

Yo salté de mi silla. Era EL MOMENTAZO. Una pareja que había luchado durante todo un mes contra ataques, rumores y comentarios. Y sólo con ese beso…ese beso perfecto. Ese beso que no se olvidará jamás. Ese beso que queremos vivir todos.

Él, dejó a un lado la tontería de los machotes y se rindió a su amada. Ella no supo reaccionar. Lo que está claro es que es el beso más sincero que hemos visto jamás en directo. El país entero que seguía Telecinco en ese momento volvió a enamorarse. Sara e Iker. Iker y Sara. Más felices, imposible.

Dos besos de oro. Dos besos de enamorados. Dos besos de la que ahora es, sin duda, la Pareja de España.

Bravo.

Yo quiero vivir eternamente en besos así.

EL MOMENTO: http://www.youtube.com/watch?v=FF4xY-ngSso

Anuncios

2 Respuestas a “El beso que todos queremos

  1. El beso regulero, la cara de Sara Carbonero …impagable.

  2. analistaextremista

    “Madre mía”, dice la Carbonero. Eso equivale a “Se me acaban de caer las bragas y verás tú para volver a ponérmelas”. Bromas aparte, es el tipo de cosas que las españolas envidiamos, y no con envidia sana, precisamente. :@

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s