La princesa de San Blas

María Belén Esteban Menéndez nació en el madrileño barrio de San Blas en noviembre de 1973.

En el año 1998, con tan sólo 24 años, Belén saltó a la fama nacional por la relación sentimental que la unía al conocido torero Jesús Janeiro: ‘Jesulín de Ubrique’.

La gran mayoría de las pirañas del mundo del corazón la veían como una más en la larguísima lista que el matador acumulaba y pocos, o casi ninguno, pudo vaticinar que la joven se iba a convertir en el personaje del mundo rosa que más portadas iba a acaparar de nuestra historia.

En el año 1999 la pareja tuvo a su única hija, Andrea, por lo cual Belén se trasladó al Bonanza del mundo del corazón español: la finca Ambiciones, propiedad de la familia Janeiro.

Tras supuestos malentendidos y riñas propias de un culebrón, la todavía discreta Belén abandonaba la finca para convertirse en el personaje más nombrado del país: La Esteban.

La mutación que sufrió Belén fue de pánico. De repente el fenómeno nació. La Esteban se paseaba de plató en plató como pez en el agua, largando tranquilamente sus secretos más íntimos y los trastornos de su estancia en Ambiciones.

Sorprendentemente, la joven que enamoró a España y que parecía ser la víctima de un manipulador juego familiar, se transformó en la Verdulera Nacional. En la Reina de las Ninfas del Carrefour. Se convirtió en la reencarnación de la faceta más chabacana de nuestras fronteras. Y gustó.

La que ya era ex mujer de Jesulín se enfrentó en directo con su familia política, dio una vuelta de tuerca radical al refranero español de tacos y se afianzó un hueco en la televisión matinal gracias a Ana Rosa Quintana. Era maleducada, ordinaria, vulgar, simple y un poco lerda. Pero era humana. Lo más humano y sencillo que jamás había visto la televisión de pijos y arrogantes que tenemos en España.

De repente todo el país estuvo pendiente de ella. De lo que decía, más que otra cosa. Y de reírse de ella, también. Aunque si hay algo de lo que La Esteban no puede quejarse es del cariño de las ancianas y no tan ancianas de esta España. Se convirtió, rápidamente, en la novia cañí del país.

Sus amores, su estado salud (padece una grave diabetes aunque muchos la acusan de cocainómana), su falta de modales o su ordinariez son sólo unas pocas de las características que la han convertido en el personaje por excelencia de todas las barriadas del país. Poco faltó para que la muerte de su padre, en 2006, se convirtiera en luto nacional.

Con todo, Belén ha sido el personaje que más portadas del corazón ha protagonizado, que más comentarios ha levantado en el mundo amarillista. El pueblo llano la imita. Sus frases pasarán a los anales de la Historia.

De hecho, en el último mes del 2009 su primera aparición en público tras su operación de cirugía estética consiguió más de 6.000.000 de espectadores, un viernes, casi a las doce de la noche. Ni siquiera el fútbol ha podido conseguir una cifra así. Sólo la Esteban. Sólo ella.

Y escribo todo esto porque en el fondo le tengo una cierta estima. No me da ni pena ni alegría. Ni la adoro ni la odio. Pero reconozco que mi parte más barriobajera la admira. Por darnos una lección a todos.Por descubrirnos que hay gente en nuestro país que no sabe pronunciar ‘indeseable’. O que no sabe qué significa. Porque forma parte de una realidad, y es su más fiel representante, su embajadora.

Belén Esteban morirá como un mito. Ya lo demostró en su coronación durante las campanadas de 2009: sólo ella puede hacer que un Versace siente como un vestido de mercadillo y sólo ella puede darse un baño de masas chillando, en directo, desde un balcón. Sólo ella. Y punto.

Anuncios

Una respuesta a “La princesa de San Blas

  1. Belén Esteban sobre el Coliseo Romano: “Está lleno de agujeros y necesita una mano de aguaplás”.

    Sólo superado por Malena Gracia y su “Ale, ale, que es gerundio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s